Cirugía de la obesidad: dudas frecuentes

feb 27, 2018 0 Comentarios por

Para un porcentaje creciente de personas obesas, la cirugía bariátrica (o cirugía o de la obesidad) es la única solución. Normalmente son pacientes que presentan comorbilidades, es decir, enfermedades asociadas a la obesidad o que, si no encuentran una solución, podrían presentarlas en un período de tiempo corto.

¿Te identificas con estas afirmaciones?

La obesidad ya no es un tema estético, me crea otros problemas
No consigo jamás bajar de peso y mantenerlo, haga lo que haga
Creo que la cirugía de la obesidad tiene demasiados riesgos
Tengo serias dudas acerca de si la cirugía de la obesidad puede ayudarme
Me lo he planteado alguna vez, pero seguramente es caro

Son algunas de las dudas más frecuentes de pacientes que se acercan para informarse sobre este procedimiento. La cirugía bariátrica puede despertar muchos recelos, desde al factor económico hasta al miedo de pasar por el quirófano o el desconocimiento de la técnica que se va a llevar a cabo.

Una cirugía de este tipo marca un antes y un después. No es una decisión a tomar a la ligera y de hecho, la recomendación de si esta opción es la adecuada para ti debe tomarse en conjunto con un equipo médico que valore si realmente el paciente es candidato idóneo y está preparado para dar el paso. La cirugía de la obesidad conlleva cambios físicos drásticos y sobre todo, ofrece a la persona que se somete a ella, una oportunidad para iniciar un cambio de consciencia y una preparación psicológica para iniciar el camino hacia una mejor calidad de vida.

Uno de los temores más comunes es si la cirugía bariátrica va tener efecto rebote y si tras un periodo corto, los kilos perdidos se irán recuperando. La clave para no haya efecto rebote es acompañar la cirugía con un replanteamiento en los hábitos alimentarios y estilo de vida del paciente. El objetivo es doble: por un lado, reforzar los resultados obtenidos tras pasar por el quirófano y, por otro y no menos importante, alimentarnos de manera totalmente distinta para cuidarnos y evitar recuperar peso.

cirugía de la obesidadEn cuanto a la cirugía, hay varias técnicas que se resumen en dos grupos. Las restrictivas son aquellas que consisten en la disminución de la capacidad gástrica, y entre ellas encontramos la banda gástrica y el sleeve. Las técnicas mixtas son aquellas en las que se reduce la capacidad del estómago y, a su vez, actúan sobre el intestino delgado, reduciendo su capacidad de absorción de los alimentos. La elección de una u otra técnica depende estrictamente del médico especialista quien, tras elaborar una historia clínica detallada y una exploración, podrá determinar cuál es la adecuada para cada caso.

Las complicaciones derivadas de una cirugía bariátrica son infrecuentes; supone un riesgo mayor para la salud padecer obesidad, así como enfermedades asociadas a la misma, y no hacer nada al respecto. Las complicaciones son menores al 5% y las tasas de mortalidad no llegan al 1%. Es importante recurrir a centros especializados en este tipo de cirugías, donde hacen una selección exhaustiva del tipo de intervención, así como un seguimiento post-operatorio a nivel endocrino, nutricional y psicológico.

¿Qué sucede después de la cirugía?

Otras de las cuestiones que se plantean los pacientes a la hora de decidirse a pasar por el quirófano es el tipo de post-operatorio a seguir, qué dieta tendrá que observar, cuándo podrá retomar la actividad normal y cuánto peso se pierde.

Como cualquier otra cirugía, el post-operatorio requiere reposo por parte del paciente. Sin embargo, al tratarse en términos generales, de procedimientos no invasivos, la recuperación se produce con relativa rapidez. Referente al tipo de alimentación, el paciente deberá estar el período de tiempo que indique el facultativo con una dieta líquida para que el organismo se adapte de forma paulatina al nuevo sistema digestivo. Para asegurar que todas las necesidades nutricionales están cubiertas, es necesario tomar suplementos de vitaminas y minerales.

A la hora de retomar la actividad física, debe tenerse en cuenta que la restricción calórica debido al nuevo tipo de dieta probablemente hará que descienda la masa muscular, por lo que es prudente esperar algunas semanas antes de volver a practicar ejercicio.

No se puede fijar con total precisión el peso que se va a perder, pero en términos generales se puede perder entre un 30% y un 50% del peso inicial. Dos tercios del peso se pierden durante los 6 primeros meses y el resto entre los 6 y los 18 meses tras la cirugía. La cirugía no es un remedio milagroso, la adherencia al tratamiento es crucial para cumplir objetivos. De nada servirá que el paciente coma a escondidas y se salte las normas, por eso es importante que haya un grupo de apoyo que ayude al paciente a no perder el foco, centrarse en su motivación para perder peso y vencer la tendencia a comer alimentos que no le benefician.

¿Cuáles son los beneficios de someterse a la cirugía de la obesidad?

  • La mayoría de las personas con diabetes, dejan de ponerse insulina y se controlan sólo con la dieta o con ayuda de algún antidiabético oral, incluso a la semana de la cirugía.
  • Casi todos los pacientes con apneas del sueño y portadores de un aparato para poder respirar por las noches (CPAP), lo abandonan totalmente.
  • Las cifras de tensión arterial mejoran espectacularmente, quedando sin medicación un 50% de los pacientes.
  • Tras la cirugía bariátrica, los dolores derivados de la artrosis se alivian con rapidez. Lo que no se puede “arreglar” son los defectos que tienen las articulaciones ocasionados por el exceso de peso.
  • Se mejoran las cifras alteradas de colesterol, ácido úrico, transaminasas, etc.
  • Con estas técnicas quirúrgicas para tratar la obesidad mórbida, se gana confort a la hora de realizar las labores cotidianas, tanto personales como laborales.
  • Se pueden comenzar a hacer ejercicios y deportes que antes no se hacían (incluso durante las relaciones sexuales).
  • Aumenta la autoestima, se reducen los síntomas depresivos y mejoran las relaciones con los demás.

En Salud-10 contamos con un equipo multidisciplinar formado por cirujano digestivo, endocrina, dietista-nutricionista, psicóloga y psiquiatra, así como una cirujana plástica. Nuestro objetivo es acompañarte desde el momento en que decides operarte hasta meses después de la cirugía, ayudándote a modificar tu estilo de vida y tu relación con la comida. Podemos ayudarte a dejar la obesidad atrás y ganar calidad de vida.

Si estás interesado/a en recibir más información rellena el siguiente formulario y, además, podrás formar parte del grupo de Facebook de Salud-10. En él podrás contactar con otras personas que hayan vivido esta experiencia; ¡seguro que pueden ayudarte!

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Su teléfono (campo obligatorio)

Su mensaje

Deja tu comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Required fields are marked *