¿Cuándo se considera que un niño tiene obesidad infantil?

Sep 7, 2018 0 Comentarios por

Las cifras de obesidad infantil en el mundo han aumentado peligrosamente en los últimos años, especialmente en los países occidentales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha calculado que el número de niños de 0 a 5 años que padecen sobrepeso u obesidad pasó de 32 millones en 1991 a 41 millones en 2016.

Si se mantienen estas cifras, la OMS predice que, en el año 2025, los lactantes y niños pequeños con sobrepeso pasarán a ser 70 millones.

Pese a estos alarmantes datos, hasta hace pocos años no se daba demasiada importancia al sobrepeso u obesidad infantil. De hecho, se consideraba una señal de buena salud que un niño estuviera “gordito” sin tener conciencia de las consecuencias que un exceso de peso podría tener para su salud, en la infancia y en la edad adulta.

La obesidad es una enfermedad que, en el caso de los niños, puede afectar a su crecimiento y desarrollo.

Hoy queremos hablarte de los síntomas que puede presentar un niño obeso, cuándo podemos decir que un niño tiene obesidad infantil y, especialmente, qué puede hacerse para prevenir y tratar la obesidad.

¿Qué se considera obesidad infantil en un niño?

Obesidad infantilUno de los factores que puede determinar si un niño padece obesidad es mediante su índice de masa corporal (IMC), que puede servir para ver si el peso del niño se corresponde a unos valores medios según su talla y edad.

Las gráficas de percentiles también pueden establecer si el peso del niño es el normal. Los percentiles establecen una comparativa de peso y talla con otros niños de la misma edad.

Sin embargo, hay que contextualizar estos datos, ya que el ritmo de crecimiento de un niño puede ir cambiando y, por lo tanto, esta gráfica puede tener variaciones.

Conociendo el desarrollo del niño en concreto, podrá verse si ha habido alguna variación fuera de sus ritmos normales.

Comúnmente se tienen en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Índice de masa corporal superior al 85% en los percentiles (es decir, el 85% de los niños de su misma edad y sexo están por debajo): predisposición al sobrepeso
  • Índice de masa corporal superior al 95% en los percentiles (es decir, el 95% de los niños de su misma edad y sexo están por debajo): niño con sobrepeso u obesidad

Además de estos datos, el profesional también debe conocer los hábitos de alimentación del niño y la familia, así como su actividad física.

Los antecedentes familiares de sobrepeso y obesidad formarán parte de la historia clínica.

¿Cuáles son los síntomas de la obesidad infantil?

Los síntomas de la obesidad infantil son semejantes a los de la obesidad en jóvenes y en adultos. Padecer obesidad en la infancia implica una predisposición a padecer enfermedades cuando alcancen la edad adulta.

Síntomas más comunes:

  • Predisposición a la hipertensión, diabetes o aumento del colesterol.
  • Mayor facilidad para desarrollar asma.
  • Dificultad para dormir bien, teniendo despertares durante la noche.
  • Acumulación de grasa en el hígado.
  • Aumento del riesgo a padecer síndrome metabólico.

¿Cómo debe tratarse la obesidad infantil?

El primer paso y el más esencial en el tratamiento de la obesidad infantil es modificar los hábitos de alimentación del niño con la ayuda de un profesional.

De hecho, es un buen momento para llevar a cabo un trabajo en familia y reeducar los hábitos de todos los miembros de la casa, con el fin de mejorar el bienestar familiar y mantener un estilo de vida óptimo.

El apoyo del entorno es fundamental para que el niño aprenda a alimentarse de manera saludable y aumente su actividad física: excursiones, salidas en bicicleta, ir a patinar, a nadar en familia… ¡Hay muchas opciones!

Si se presentan enfermedades asociadas a la obesidad, es preciso visitar a un endocrino infantil para que prescriba el tratamiento oportuno según el caso, que irá acompañado de un procedimiento para bajar de peso.

Si consideras que tu hijo/a podría tener obesidad o sobrepeso, no dudes en solicitar una primera visita informativa gratuita con nosotros, rellenando el formulario que encontrarás arriba a la derecha de esta página.

Conoceremos vuestro caso y os asesoraremos para ofrecer un tratamiento personalizado.

Deja tu comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Required fields are marked *