Es una pregunta que surge muy a menudo en nuestro consulta: ¿Qué debe comer una persona con cáncer? Una nutrición adecuada es especialmente importante ante la presencia de una enfermedad como el cáncer. El tipo de tumor y el tratamiento a seguir son aspectos que condicionan el bienestar del paciente, así como su apetito o desgana, el modo de ingesta y la elección de alimentos.

En Salud-10 queremos ofrecer consejos básicos para comer de forma adecuada antes, durante y después del tratamiento contra el cáncer. El objetivo es que el paciente se sienta más fuerte y con más energía lo que redundará en una mejor tolerancia al tratamiento. Los tratamientos contra el cáncer pueden provocar inconvenientes con la comida: náuseas, vómitos, cambios en la percepción de sabores, pérdida del apetito, diarrea, estreñimiento o decaimiento agudo. Todo ello puede complicar la alimentación del paciente sin embargo, la elección de alimentos puede ser el instrumento para mejorar todos estos síntomas.

¿Por qué es importante alimentarse bien antes, durante y después de un tratamiento oncológico?

Una dieta completa, adaptada el tipo de cáncer y tratamiento que vaya a recibirse es importante para mantener las energías, asegurar el correcto y necesario aporte de nutrientes, así como para tolerar mejor los efectos secundarios del tratamiento al que el paciente se someta. Al planificar la dieta, debe tenerse en cuenta que la enfermedad y el tratamiento modificarán la manera de comer y la relación con la comida. Antes del tratamiento, prepararemos nuestro organismo aumentando nuestras defensas. Durante el tratamiento, le ayudaremos a obtener los nutrientes necesarios y a mantener su fortaleza. Finalmente, tras el tratamiento, una dieta saludable ayudará a nuestro cuerpo a recuperarse con mayor facilidad y suplir las carencias que hayan surgido.

¿Cómo influye la alimentación para prevenir el cáncer?

Nutrición saludableSegún datos de la Organización Mundial de la Salud, aproximadamente un tercio de las muertes de cáncer se deben a factores dietéticos y de hábitos: elevado índice de masa corporal, dieta pobre en frutas, verduras y fibra, sedentarismo, tabaquismo y consumo de alcohol. La OMS advierte que todos ellos constituyen los principales factores de riesgo de cáncer en el mundo. Por ello, la alimentación juega un papel importante en la aparición y recurrencia del cáncer. Mantener una dieta equilibrada, practicar actividad física diaria, no fumar y limitar el consumo de alcohol reducen el riesgo de padecer cáncer. Nuestra dieta mediterránea ha demostrado prevenir el cáncer de hígado, estómago, mama y especialmente, el colorrectal.

Una vez diagnosticado el cáncer, ¿qué normas hay que seguir respecto a la nutrición?

Ante el diagnóstico del cáncer y la propuesta del tratamiento adecuado según el caso, muchas personas se preguntan ¿cómo debo alimentarme ahora que ya tengo cáncer? La alimentación debe adaptarse por completo al tipo de cáncer y al tratamiento oncológico que se reiba, con el objetivo de mantener activo el sistema inmunitario, paliar efectos secundarios y facilitar la recuperación.

Tanto el tratamiento como la localización del tumor pueden afectar la apetencia del paciente y en la mayor parte de casos, se pierde mucho el apetito. Por ello, es importante fijar una dieta personalizada y realizar un seguimiento de los pacientes con cáncer.
Los tratamientos oncológicos tienen efectos secundarios (debido a su toxicidad) puesto que atacan tanto a las células tumorales para evitar su avance, como a las células sanas. Los principales problemas que pueden dificultar la alimentación son: cansancio, pérdida de apetito, náuseas, vómitos, diarrea, estreñimiento, dificultades para tragar (disfagia) o alteraciones en el olfato y en el sabor de los alimentos (disgeusia), así como mucositis, una inflamación bucal que puede provocar llagas y úlceras. Con una dieta adaptada a las circunstancias del paciente se podrá paliar, en la medida de lo posible, algunos de estas dificultades o cuando menos, sobrellevarlos mejor.

En Salud-10, Nutrición y Calidad de Vida, contamos con una médico endocrina especializada en este campo, que puede elaborarte un plan nutricional adecuado a tu situación, tanto si aún no has iniciado el tratamiento oncológico, como si estás en pleno proceso o ya lo has finalizado, con el objetivo de favorecer tu recuperación. Solicita una visita informativa, gratuita y sin compromiso y te asesoraremos con el fin de ofrecerte un tratamiento personalizado a tu caso. Rellena el siguiente formulario para obtener más información:

Su nombre (campo obligatorio)

Su teléfono (campo obligatorio)

Su Email (campo obligatorio)

captcha

Deja tu comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Required fields are marked *