oct 14, 2016 0 Comentarios in Blog por

botellas_de_agua

Todos tenemos preferencias a la hora de comprar el pan, un yogur y puede que hasta tengamos clara nuestra marca de mayonesa. Sin embargo, no prestamos la misma atención al tipo de agua que compramos a pesar de consumirla todos los días de nuestra vida. Tendemos a pensar que el agua no tiene elementos diferenciadores y nos guiamos por el precio o por el diseño de la botella. ¿Quién no ha elegido el agua del envase azul, solo por lo bonita que es? ¿O la de procedencia extranjera (y por cierto, más cara) porque está de moda? Elegir tu agua en el súper debe tener en cuenta otros aspectos que te vamos a resumir en este post.

Etiquetado: la etiqueta es lo que nos proporciona la información necesaria para decidir qué agua nos debemos llevar a casa. Existen 3 tipos de aguas por denominación de venta que se clasifican de la siguiente forma:

1. Agua natural mineral: Aguas de origen subterráneo, bacteriológicamente sanas y con una composición mineral constante, lo que confiere posibles propiedades saludables para el organismo.

2. Agua manantial: Aguas de origen subterráneo que a diferencia de las minerales no han demostrado posibles propiedades saludables para el organismo.

3. Agua potable embotellada: Aguas que son sometidas a tratamientos fisicoquímicos para que cumplan los requisitos sanitarios.

Composición analítica (química): determina la cantidad de minerales y demás componentes que contiene el agua, esto dependerá de varios factores como por ejemplo de la procedencia y la roca por la que se haya filtrado (en caso de agua mineral). En la composición química se refleja el residuo seco que es el contenido global de sales minerales disueltas y expresado en miligramos /litro esto nos dará diferentes tipos de aguas:

* <50mg/l será agua de mineralización muy débil

* <500mg/l mineralización débil

* <1500mg/l mineralización media

* >1500mg/l con fuerte mineralización

Se recomiendan aguas con <20mg/l sobre todo para lactantes, embarazadas, personas con problemas circulatorios y/o patología urológica, como son piedras en el riñón o cistitis recurrentes. Las aguas más duras tendrán más contenido de calcio y magnesio (expresado en carbonato cálcico y lo notaremos en el sabor y textura.

Punto verde: este símbolo nos indican que la envasadora cumple con el sistema de gestión medioambiental, tanto en cuanto a residuos como en reciclaje. Ya sabes, cuidar el planeta es cosa de todos y eligiendo agua con punto verte, te ayuda a poner tu granito de arena.

Fecha de caducidad: el agua no tiene caducidad, pero sí un tiempo de consumo preferente desde el momento de su envasado que oscila entre 1-2 años, dependiendo del caso. El agua no se pone “mala” pero puede perder sus cualidades organolépticas.

Método de conservación: hay que guardar el agua en un lugar fresco, limpio, seco, protegerla de olores extraños y de exposición directa a la luz solar. Mejor si el envase es cristal pues además de lo poco ecológico que resulta el plástico, contiene de partículas nocivas que podrían traspasar al agua, (aunque en concentraciones muy bajas) y resultar dañinas a la larga.

Por último, queremos proponerte que cates el agua en casa y aprendas a valorar los matices. La típica descripción del agua como incolora, inodora e insípida, no se sostiene, puesto que si prestamos atención sensorial veremos que las diferencias son apreciables. De hecho, no sólo hay catas de vinos, hoy en día en algunos ámbitos se organizan ¡catas de agua!agua y dieta saludable

¿Qué se analiza en una cata de agua?

* Aspecto olfativo: Es la que se puede diferenciar entre aromas agradables como la frescura y acídula (propios de aguas con gas) y aromas desagradables como el fangoso, ferroso…

* Componente visual: se valora la transparencia, brillo o si hay partículas en suspensión y la fluidez. Para las aguas con gas se determina la intensidad de la efervescencia

* Aspecto gustativo: En la que se distinguen dulce, salado, ácido o amargo y si es agradable o con defectos, suave o terrosa, la sensación de sales disueltas (estructura), su intensidad, persistencia y posgusto (picantes, astringentes).

¿Te animas a organizar una cata de agua en casa? :)

Como siempre te recordamos que puedes solicitar una visita informativa, gratuita y sin compromiso en Salud 10 y asesoraremos acerca de las posibilidades de adquirir unos hábitos alimenticios saludables. Rellena el siguiente formulario para solicitar tu cita:

Su nombre (campo obligatorio)

Su teléfono (campo obligatorio)

Su Email (campo obligatorio)

captcha

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *